EL VALOR DE LOS PERFILES SÉNIOR EN LA EMPRESA

Dentro de la selección de talento para tu compañía, un elemento interesante a tener en cuenta es la madurez profesional de los perfiles.

Si estás valorando la incorporación de alguien nuevo en tu empresa, este es el momento de hablar de los candidatos más expertos en el sector, los denominados perfiles sénior. Se trata de aquellas personas que ya tienen amplia experiencia en su campo y funciones y, por ello, saben de sobra manejarse y cómo desempeñar con éxito su día a día en el trabajo.

Sin hacer necesariamente alusión directa a la edad de la persona, siendo ésta un elemento evidentemente relacionado, los profesionales séniores destacan por su madurez laboral, dilatada experiencia y amplio desarrollo en el sector de la empresa; lo que les confiere una visión más global del trabajo.

¿Qué pueden aportar a nuestra empresa estos perfiles?

Al llevar años de recorrido en el sector, estos candidatos tienen más seguridad en el propio desempeño y en la toma de decisiones; lo que se traduce en más facilidad y fluidez al realizar todas las funciones del puesto en sí.

La veteranía a la que nos referimos, les permite anticipar y afrontar situaciones complejas o poco frecuentes en mayor grado que aquellas personas con menos experiencia, gracias a haber estado en ocasiones similares anteriormente.

Además, no solo por la experiencia, sino que por la edad o etapa vital más avanzada en la que se encuentran transmiten un nivel mayor de madurez personal; especialmente en la gestión de situaciones con los demás compañeros. Estas personas pueden ser un punto de apoyo en el propio equipo e incluso pueden echar un cable en cuanto a la formación y seguimiento de los menos expertos.

En este sentido, son profesionales que gracias a esa consolidada experiencia pueden ocupar cargos de más responsabilidad, siendo adecuados para posiciones en las que se requiera coordinación y supervisión de equipos de personas.

Si lo que se está buscando es incorporar a una persona en el largo plazo y con vistas más duraderas, estos candidatos pueden ser los perfiles adecuados, dado que, por una parte, buscan sobre todo una estabilidad laboral y que no tienen las mismas “inquietudes” que los más junior de buscar retos nuevos de forma más frecuente.

Por la otra, gracias a la soltura y la seguridad a la que nos referimos facilita la rápida incorporación y adaptación de estas personas a nuevos entornos de trabajo ya que no requerirán del tiempo de aprendizaje que necesitan otros perfiles sin tanto rodaje.

Ávidos por demostrar su valía, podrían ser los perfiles de aquellas personas que se hayan quedado sin trabajo recientemente ya a cierta edad y que encuentran dificultades para encajar de nuevo en un proyecto profesional ilusionante.

En pocas palabras, estas personas, precisamente por lo mencionado anteriormente, suelen dar la confianza de estar dispuestas a trabajar en un puesto de responsabilidad, rápida adaptación, seriedad y con compromiso a largo plazo. ¡Una buena apuesta!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *